/Blog/

El Adix, un velero de ensueño

Hace solo un par de semanas falleció uno de los banqueros más polémicos con los que ha contado este país, Emilio Botín, aparentemente de un ataque al corazón. De todos es conocida su ‘folie de grandeur’, su voluntad expansionista que le llevó a romper pactos con la banca nacional y establecer lazos con grandes bancos internacionales, además de adquirir otros bancos europeos y africanos más pequeños con los que alimentar sus ansias de gran magnate. A lo largo de su vida, especialmente al final de la misma, fue imputado por diferentes delitos fiscales, como el de no pagar los impuestos asociados a la adquisición de algún que otro banco. En fin, todo esto nos lleva a pensar que Emilio Botín tuvo una vida estresada, comparable a la de un Ebenezer Scrooge o un Tío Gilito cualquiera. Fue un personaje, como tantos otros de su clase –políticos, banqueros, hombres de negocio en general- sepultado en el mundo de lo pragmático.

Emilio tiene, tenía, un hermano, Jaime, quien también ocupó altos cargos en el Banco Santander. De hecho, en el año 1986 heredó las riendas del Banco hasta el 2004, año en que lo abandonó definitivamente para dedicarse a la filosofía y a la mar. A sus casi 70 años Jaime se matriculó en Filosofía y, según se cuenta, debora tratados de matemática y física cuántica. Su ambición es cero. Con un patrimonio más que holgado para despreocuparse de la vida, su única codicia es disfrutar con su segunda esposa de su finca en Sotogrande y, sobretodo, embarcarse largas temporadas en su velero, el Adix, apelativo de su actual mujer, Adela. Jaime es, por tanto, un fiel sirviente de lo que los griegos llamaban la paidea, la formación total: contacto con la naturaleza, contacto con el interior.

Para que os hagáis una idea, hace unos años Jaime publicó, junto con otros amantes del saber, un libro titulado Apología de lo inútil. En él afirma que en la antigüedad ‘lo propio de los hombres libres no era atender a la subsistencia ni dedicarse a la producción de cosas útiles. Para eso estaban los esclavos’. El ideal era ‘dedicarse a la vida contemplativa, a las artes, y sobre todo, al más alto ejemplo de lo inútil, y al tiempo placentero: al diálogo amistoso, que es lo que practican los dioses olímpicos que disponen de todo el tiempo necesario puesto que son inmortales y, además, sabios, no como el hombre, que es ignorante’. Deduce Jaime que ‘lo inútil es lo único que tiene verdadero interés, lo único que puede colmar nuestras aspiraciones de creatividad, de belleza, nuestros ideales de valor y de virtud’.

Como os decía antes, este señor, Jaime Botín, es el actual dueño del Adix, un precioso bergantín goleta construido a mediados de los ochenta en Astilleros Mallorca y considerado el último gran velero hecho en la isla.

El velero fue construido por encargo de ‘una empresa inglesa’, aunque su verdadero primer dueño fue el empresario argentino Carlos Perdomo. Durante un tiempo se especuló que el barco se usaría como buque escuela, pero finalmente se convirtió únicamente en un yate con el nombre de Jessica.

Su construcción fue bastante compleja y supuso un hito. Se realizó en la grada cubierta del astillero, dado que a pesar de que su casco era metálico, su cubierta e interiores eran de madera. Se utilizaron diversos materiales y maderas nobles y fue necesario buscar a los últimos mestres d´aixa para labores tan específicas y especializadas. Debido a las dificultades para el transporte de los palos, la arboladura se instaló en 1984 en Inglaterra. Según se cuenta, el dueño pagó 350 millones de pesetas por el barco y era muy habitual en aquella época verlo navegar por aguas baleares.

En 1988 el Jessica cambió de manos y fue vendido por una cantidad cercana a los 1.000 millones a Alan Bond, conocido como el ´rey australiano de la cerveza´, quien le cambió el nombre por el de su marca de cerveza más conocida: XXXX. Sin embargo, esta goleta tardó poco en ser rebautizada con el nombre de Adix. En 1989 Jaime Botín compraba el velero que todavía posee en la actualidad.

El Adix tiene una eslora de 64.85 metros, una manga de 8,66 y una superficie vélica de 1.720 metros cuadrados. Está dotado de un motor diesel que le da una velocidad máxima de 12 nudos. La tripulación consta de catorce miembros y puede acoger hasta una decena de invitados. En una de las últimas reformas que ha sufrido el barco, se ha incluído, a popa y ocupando dos cubiertas, una biblioteca para dar cabida a 20.000 volúmenes.

El Adix tiene su base en el Real Club Náutico de Valencia, donde ha pasado los inviernos de los últimos cuatro o cinco años. Las fotos que acompañan este artículo están tomadas allí.

velero-adix2-600-400

El Adix tiene pabellón del Reino Unido

velero-adix8-600-400

El adix es un bergantín aparejado con 3 mastiles con velas cangrejas y escandalosas, y en proa trinqueta y foques superpuestos

velero-adix4-600-400

El velero Adix en Valencia en la edición de la Copa America del 2.007

velero-adix6-600-400

Aqui podeis ver el tamaño impresionante de la botavara de popa

velero-adix5-600-400

El Adix apareja en la proa una trinqueta y 2
foques

velero-adix7-600-400

El Adix atracado en el Real Club Náutico de Valencia

Receta marinera: Tataki de atún

Receta Tataki de Atún

Una receta rápida y sencilla y aunque se hace muy rápido, es una receta que necesita hacerse con bastante tiempo de antelación, porque hay que dejarla reposar.

Ingredientes para 10 personas
– Atún 600 gr
– 3 dientes de ajo
– Jengibre fresco rayado
– 2 hojas de laurel
– Aceite oliva, 50 ml
– Salsa de soja, 50 ml
– Vinagre de manzana, 50 ml
– 2 cucharadas de azucar
– Ralladura de piel de limón

Elaboración
Paso 1: Pasar el atún por la plancha unos instantes. Lo suficiente como para que exterior tome color pero sin hacerse por dentro.
Paso 2: Hacer una salsa con los ingredientes citados anteriormente: dientes de ajo, Jengibre fresco rayado, hojas de laurel, Aceite oliva, Salsa de soja, Vinagre de manzana, azucar y Ralladura de piel de limón
Paso 3: Poner en un fiambrera la salsa y el atún. Dejarlo macerar entre 2 y 24 horas dentro del frigorífico
Cuanto más tiempo está reposando más gusto adquiere de la salsa.
En el momento de servir se corta a trocitos, se vierte un poco de salsa por encima ¡y a disfrutar!

Receta de tataki de atún del velero sirocodiez

Receta marinera de Espaguetis a la Putanesca

Receta marinera de Espaguetis a la putanesca

Una receta muy mediterránea, rápida y sencilla de preparar y muy apropiada para que la tripulación se chupe los dedos a bordo.

Ingredientes para 10 personas
– Espaguetis 1200 gr
– 4 dientes de ajo
– Albahaca fresca
– 6 latitas de anchoas en aceite de oliva
– 1 bote de alcaparras
– 1 bote de aceitunas negras de aragon con hueso
– Tomates de pera 2 kg
– Aceite de oliva

Elaboración
Poner al fuego una sartén alta y añadir aceite oliva. Chafar 4 dientes de ajo y añadirlos a la sarten. Cuando estén dorados retirarlos. El aceite de oliva habrá cogido el gusto del ajo.
Cortar los tomates, en dados de unos 2 centímetros de lado y no es necesario quitarles la piel.
Cortar las anchoas por la mitad y añadirlas a la sartén.  Se desarán en poco tiempo y añadir las aceitunas negras y las alcaparras. Que se doren y despues añadir los tomates en dados y guindilla y media picada, si se quiera la pasta un poco picante. Que se haga todo un poco, pero no mucho y apagar el fuego.
Poner en una olla bastante cantidad de agua y cuando hierva, añadir los 1200 gramos de pasta. Cuidado con la sal que heches a la olla porque probablemte no se necesita, ya que las anchoas y aceitunas son muy saladas. Para que este al dente la pasta se pueden retirar un poco antes de lo que dice el fabricante, 1 o 2 minutos antes.
Escurrir los espaguetis. Encender de nuevo la sartén y añadirlos a la mezcla por un minuto. Añadir la albahaca fresca cortada y ya están listos para servir y disfrutar de un estupendo plato mientras navegas y con muy poco esfuerzo.
Receta gentileza del grumete Angelo Lofino, que siendo italiano algo sabra de pasta.

espaguetis-putanesca-500-375

Receta marinera de espaguetis a la putanesca en el velero Sirocodiez

 

El velero Mata Mua, la baronesa y la Agencia Tributaria.

Este agosto se encontraba fondeado en Illetes el velero Mata Mua propiedad de Carmen Cervera. La baronesa Thyssen disfrutaba de unos días de vacaciones en las aguas de Ibiza y Formentera en compañía de su hijo Borja Thyssen, sus nietos y su nuera Blanca Cuesta.

Se trata de un motovelero de acero de 38 metros de eslora botado en 1991 con base en el puerto de Barcelona. Esta aparejado en ketch con 2 mástiles, el palo Mayor en la proa y el palo de Mesana, a popa. Reformado en el año 2004, cuenta con una gran capacidad interior y dispone de grandes salones y 4 camarotes en los que puede alojar cómodamente a ocho invitados con 7 personas de tripulación. La decoración es muy colorida y en las paredes se combinan obras de Gauguin o Antonio Felipe y cuadros de Carmen Cervera. Los depósitos de gasoil de este velero son de 19.000 litros y desarrolla una  velocidad de crucero de 10 nudos

El nombre de este barco viene del cuadro preferido de Carmen Cervera obra del pintor francés Paul Gauguin, realizado en su estancia en Tahití en 1891. Gauguin viajo a la Polinesia francesa atraído por la leyenda de estas islas de los mares del sur y buscaba nuevas fuentes de inspiración artísticas de los pueblos primitivos alejados de la influencia occidental. Solo encontró restos de estos pasados gloriosos ya en vías de extinción. Con el cuadro “Mata Mua”, que viene a significar en el idioma local “Érase una vez”, intenta expresar con vivos colores un canto a la vida original, un tiempo ya perdido que anhelaba encontrar.

El Mata Mua tiene pabellón español y esta registrado en las Palmas de Gran Canaria. Este Registro Especial de Buques de Canarias se creó para intentar frenar la marcha de los grandes barcos y Megayates hacia banderas de conveniencia. En esencia este registro conlleva una serie de importantes ventajas fiscales, como exenciones o bonificaciones en ciertos impuestos y reducciones en las cotizaciones a la Seguridad Social de los tripulantes.

El yate figura a nombre de una empresa de alquiler de barcos, administrada por Jaime Rotondo, el abogado de la baronesa y se puede alquilar por 110.000 € a la semana.

Según publicaron los medios el pasado agosto, la Guardia Civil, en compañía de varios funcionarios de la Agencia Tributaria, se personaron el pasado 30 de julio en el amarre del Mata Mua en el Puerto de Ibiza, solicitando subir a bordo. La Baronesa les concedió el permiso aún sin entender a qué se debía esta visita. Los agentes le entregaron una notificación donde se le comunica que se ha iniciado una nueva inspección fiscal. La baronesa expresó su incomodidad y enfado por la manera y el lugar en que se había producido este comunicado. Curiosos procedimientos tiene la Agencia Tributaria de entregar una notificación y montar este numerito a una persona que está de vacaciones pudiéndola entregar a sus representantes legales. Después de esto, la baronesa ha anunciado su partida a Suiza, lugar donde tiene su residencia y de donde es ciudadana.

MATA-MUA-velero-500

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MATA-MUA-CUADRO1

Mata Mua obra de Paul Gauguin

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MATA-MUA-6-500

 

 

 

 

 

 

 

 

MATA-MUA-2-500

El Mata Mua fondeado en Illetes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

mata-mau3-500

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El velero futurista Dwinger

El  “Dwinger” es un velero innovador y espectacular, aparejado con un enorme mástil de fibra de carbono de 63 metros de altura, en el que se emplearon 15.000 kilogramos de fibra de carbono. Es majestuoso con sus 49 metros de eslora y aunque es espectacular, no llega a ser hermoso por su diseño futurista y su casco de aluminio sin pintar.

Su multimillonario propietario holandés encargó su fabricación al prestigioso astillero Royal Huisman. Su construcción costó 40 millones de Euros y fue botado en el 2012 .

Es habitual encontrarlo navegando en Ibiza y Formentera y en la costa mediterránea española en donde tiene su base.

Lo que más llama la atención en este innovador velero es su imponente mástil y su aparejo Aerorig, un sistema rotatorio. El mástil atraviesa la cubierta del velero y descansa sobre la quilla, que soporta los 1.000 metros cuadrados de sus dos velas sin que existan ni estais ni obenques (los cables que aguantan un mástil convencional) y todo él puede girar al unísono 360° sobre sí mismo. Tiene una vela mayor situada por detrás del mástil con una botavara y a proa tiene un foque envergado, una especie de prolongación rígida de la botavara por delante del mástil. La simplicidad del manejo de las dos velas solo con una escota es una de las grandes ventajas de este tipo de aparejo, además de ser un aparejo autovirante, con una suave trasluchada y un sencillo sistema de reducción de la superficie vélica. Los detractores de este tipo de aparejo argumentan que tiene una pobre eficiencia navegando en ceñida, contra el viento, debido al gran grosor del mástil y a la flexibilidad del tope del mástil sin obenques (refuerzos transversales para evitar que el mástil se mueva).

El Dwinger esta disponible para alquiler por la módica cantidad de 65.000 Euros la semana más gastos. Puede alojar cómodamente a 11 huéspedes en 6 camarotes, con 7 personas de tripulación en sus 49 metros de casco, 11 metros de manga y 7 metros de calado con la  quilla bajada, y 3 metros con la quilla recogida.

El año pasado el Dwinger fue retenido durante unos días en el puerto de Torrevieja acusado de romper un cable submarino que une Ibiza con Formentera. Parece ser que fondeó en una zona prohibida y con su ancla arrancó el cable de fibra óptica que descansa sobre el fondo marino, dejando sin Internet a la Isla de Formentera durante unos días.

Aqui teneis unas fotas de este velero tan inovador:

dwinger2-500

El velero Dwinger fondeado en Formentera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

velero-dwinger-500-375-6

Navegando a un descuartelar girando todo el aparejo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

velero-dwinger-500-375

En Semana Santa coincidi con el Dwinger atracado en el Puerto de Motril cuando estaba de traslado de un velero desde Portugal a Santa Pola.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

velero-dwinger-500-375-2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Load More Posts
Translate »